“Son tres décadas de trabajo. Nunca les he fallado y significa que nunca les fallaré. ¿Y ustedes saben por qué? Porque soñando en el barrio siempre quise ser un ícono”, dijo el puertorriqueño al recibir el trofeo.